sábado, 29 de marzo de 2014

Inés Moreno Rigal

Inés Moreno Rigal. Santiago, 29 de Diciembre de 1917 - Santiago, 29 de marzo de 2003.

El sábado 29 de marzo de 2003 falleció Inés Moreno. Un cáncer pulmonar puso fin a su vida a los 85 años. Tenía una secreta conciencia de su muerte, pero trataba de no alarmar a sus amigos. Decía padecer de males menores y que pronto abandonaría su lecho de enferma. Sólo lamentaba que ya le sería imposible dar recitales, pero no olvidaba su pasión de siempre: con papel y lápiz en mano, esbozaba un libro que enseñaría el arte de interpretar poesía. Como detestaba la grandilocuencia y la falsificación del lenguaje de algunos poetas, dedicó su vida a trasmitir sus esencias y a situar a cada cual en el estilo, la época y el tono que correspondía. Era una actriz de la poesía, y a ella entregó su existencia, con su profunda voz, su figura esbelta y sus minuciosos estudios.

En los últimos días ya no podía hablar. Se comunicaba con papelitos que entregaba a sus hijas. Uno de ellos fue una cita de Borges, que expresaba sus últimas percepciones: “Toda persona que ha vivido proyecta una sombra que nunca acaba”.

ARTISTA MULTIPLE

La “sombra” de Inés Moreno se proyecta sobre el teatro, la poesía, la narrativa, las artesanías y la pintura. Fue una artista múltiple que incursionó en casi todas las artes y puso su talento al servicio de las mejores causas. Nunca eludió los compromisos. Fue valerosa en años difíciles y siempre apareció como una voz de la democracia, la libertad y la esperanza. No sólo era una magistral voz de la poesía, fue también poeta -autora de tres libros- novelista, pintora naïf, artesana, compositora de canciones, actriz de brillante trayectoria.
Era hija de un coronel, Angel Moreno y de la francesa Germaine Rigal. Vivió sus años juveniles en Ñuñoa y estudió en el Liceo 5 de Niñas. Sus profesoras descubrieron en ella tempranas cualidades de recitadora, que fogueó en los actos del liceo. Recitaba a Bécquer, Gabriela Mistral, Oscar Castro. Le fascinaba, en particular, éste último. Supo que el poeta vivía en Rancagua y tomó la decisión de conocerlo y recitarle a él mismo sus poemas. Con uniforme y bolsón de escolar tomó el tren a Rancagua: encontró al poeta en la biblioteca municipal que dirigía. Y ante el asombro de Oscar Castro, se subió a una silla y recitó tres de sus poemas. Castro, emocionado, le pidió que fuera también a San Fernando y otras ciudades del sur, y se comprometió a presentarla personalmente.
El padre de Inés era un hombre severo, que no miraba con buenos ojos a los galanes de sus dos hijas. Sólo aceptó al piloto de aviación Roberto Taulis, que pronto ofreció matrimonio a Inés. Así, la joven se vio convertida en “señora” a temprana edad. Cuando ya era madre de dos niñas, María Inés y Mariana, el piloto Taulis murió en un accidente de aviación.
Su fama de recitadora había crecido. En su repertorio, la poesía de García Lorca figuraba en lugar destacado y la usó frecuentemente para su acción de solidaridad con los republicanos españoles.

ACTRIZ DE
CHILE-FILMS
Por esos días -1944- la Corfo ponía en marcha la empresa cinematográfica Chile-Films. Inés Moreno fue elegida como figura protagónica de Romance de medio siglo, cinta que abarca hechos como la guerra civil de 1891, el terremoto de Valparaíso de 1906, los años del Cielito Lindo de Arturo Alessandri, el Frente Popular de Aguirre Cerda. El filme no ahorró recursos y pareció una producción al estilo Hollywood. Fue antecedente suficiente para que los directores del Teatro de Ensayo de la Universidad Católica decidieran incorporar a Inés Moreno a su elenco. El Conjunto de la Católica había nacido como una réplica al Teatro Experimental de la Universidad de Chile, que impactaba con la calidad de sus montajes. Inés Moreno fue protagonista de El burlador de Sevilla de Tirso de Molina, Juana de Arco de Maxwell Anderson, Pigmalión de Jean Giraudoux y de buena parte de las piezas presentadas durante diez años.
Entretanto, casada por segunda vez, con Fernando Medina, era madre de otras dos hijas: Alejandra y Angela.
En agosto de 1952 Pablo Neruda regresó del exilio y fue recibido por una multitud en la Plaza Bulnes. Desde un camión, una de las oradoras fue Inés Moreno que recitó, además, Los muertos de la plaza, que alude a la masacre en ese mismo lugar, en 1946. Eran los años del Frente de Acción Popular y de la primera candidatura de Salvador Allende, a la que Inés adhirió, entregando en la esforzada campaña su talento.



ABRAZO DE GABRIELA

El gobierno de Carlos Ibáñez invitó, en 1954, a Gabriela Mistral, ganadora, nueve años antes, del Premio Nobel de Literatura. En una velada en el Teatro Municipal, Inés Moreno interpretó los Sonetos de la muerte. Entre bastidores Gabriela la abrazó y le dijo: “Esos sí que son los Sonetos de la muerte”.
La admiración por Gabriela siempre marchó a la par con su devoción por Pablo Neruda. En múltiples ocasiones el poeta la invitó a participar en recitales. Hizo giras a lo largo del país y, a veces, era parte de un trío integrado con María Maluenda y Roberto Parada.
En la campaña que llevaba en 1964, por tercera vez, a Salvador Allende como abanderado, Inés Moreno descubrió una nueva veta de su talento: acompañó al candidato en sus giras como cantante de canciones alusivas al programa de un futuro gobierno popular y fue autora de un himno allendista. Su amistad con Allende fue profunda y se tradujo en un mutuo afecto.
No le importaba a Inés Moreno que su decidida militancia en la Izquierda le cerrara puertas. De todas maneras, le ofrecieron ser parte del elenco del Teatro Ictus. Allí protagonizó obras como El nudo ciego, La fiaca y Libertad, libertad. También participó en la Compañía de los Cuatro, en el Teatro Petit Rex.
En sus ratos libres hacía pinturas y artesanía. Publicó su poesía en tres libros: Mi mano en tu mano, Al umbral de la luz y Ay, este azul. Asimismo, se dio tiempo para ser secretaria ad honorem de Punto Final. Le gustaba el proyecto de la revista y las causas que defendía. Fue una eficiente y solícita secretaria, a pesar que no tenía práctica para ese rol. Fue autora de una pieza teatral, Llegará un día, con la que obtuvo el Premio Municipal de Teatro, presentada en la Sala Arrau, del Teatro Municipal.
Cuando se produjo el golpe de 1973 fue allanada una parcela a su cuidado, en Lo Barnechea, y la detuvieron para interrogarla.

POESIA CONTRA
LA DICTADURA
No se desalentó. Asumió con valor su papel de voz contra la dictadura. Quiso ser una divulgadora de la poesía de Juvencio Valle, que aparecía como figura señera de la poesía opositora. Financió una antología del poeta y no vaciló en participar en los actos de protesta. Estuvo siempre presente en los homenajes a Pablo Neruda, otro de los símbolos para los luchadores por la democracia y la resistencia. Se unió a una huelga de hambre de escritores, entre los que estuvieron Francisco Coloane y Juvencio Valle y vivió, con angustia, un breve exilio en Europa, pero no soportó la ausencia de Chile: regresó a pesar de los riesgos y a vivir a duras penas, en una permanente batalla contra la pobreza. Fue dirigente de la Sociedad de Escritores, cuando era refugio de los artistas que se expresaban contra el apagón cultural.
En sus últimos años escribió una novela sobre la vejez, Más allá de los aromos, y multiplicó sus recitales. Grabó compactos y casetes con la poesía de Neruda, Gabriela, Vallejo, Borges, Huidobro y Parra.
Puso manos a la obra, en el año 2000, a un coro hablado del Canto General de Neruda, interpretado por habitantes de Isla Negra: pescadores, artesanos, profesores primarios, dueñas de casa, niños de la escuela del lugar. Ensayó largamente, efectuando múltiples viajes al lugar en días invernales. El resultado fue superior a lo esperado. Fue una de sus mayores satisfacciones.
Le acuciaba la idea de ofrecer un recital con la poesía de Walt Whitman. Fue su última aparición. Se realizó en el Teatro La Comedia, en junio del año pasado. Su voz, al servicio de la poesía terrenal y democrática de Whitman, se alzó con poderoso acento, reviviendo Hojas de hierba y Canto a mí mismo.
No se planteaba problemas con su edad. Actuaba siempre con el ímpetu de una muchacha impulsada por la generosidad. Sus proyectos interminables sólo fueron derrotados por la muerte



LUIS ALBERTO MANSILLA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puente de Cal y Canto de Santiago 1767 - 1888


Mercado Central de Abastos de Santiago - 1872


Portal Edwards de Santiago 1890 - 1985

Teatro Politeama de Santiago 1909 - 1941

Primera Compañía de Bomberos de Santiago- Bomba "La Ponka" 1915

Estación Central de Alameda de Las Delicias en Santiago - 1920

Bus "Tagua" de Santiago - 1920

Hospital Psiquiátrico de Santiago En Av. de la Paz y Los Olivos - 1920

Bus "Góndola a Gas" en Santiago - 1920

Ambulancia de Tracción Animal en Santiago - 1920

Bus "Góndola" de Santiago - 1930

Vecinos Fundadores de Población Pedro Montt de Santiago - 1938

Inauguración Población Juan Antonio Ríos Morales en Santiago - 1950

Tranvía de ENT en Santiago - 1957

Trolebus Pullman inició servicio en Santiago en 1947 - Actualmente en Valparaíso


Trolebus Vétra en Santiago - 1978


SUCESOS POLICIALES, ACCIDENTES. DESASTRES E INCENDIOS

.